estres[1]

¿Esta una mujer preparada para crear y llevar un negocio?

 

Os preguntareis porque me hago esta pregunta tan incómoda, yo creo que es porque soy mujer. Sabéis que llevo un negocio y he asistido a varios cursos de formación y consolidación de empresa. Los cuales me han ayudado a ver lo que hice bien y que me falta…si, hablo en pasado porque cuando yo decidí ser autónoma y tener mi propio trabajo (que no negocio) no había nada de esto de forma gratuita.

Creo en la igualdad de sexo y no en la lucha de los mismos, ya que desde mi punto de vista son un completo uno del otro, esto quiero dejarlo más que claro….Pero nunca se me olvida como piensa cada uno de ellos.  Hombre y mujer piensan y procesan de forma diferente una misma situación, no  voy a recordar diferentes situaciones, más o menos cómicas o no, para explicar esto.

Entonces si ya tengo claro que piensan diferentes (también en el puesto de trabajo) para que me pongo a escribir esto…… Muy sencillo, si tan tan claro tenemos todos que se piensa de forma diferente, ¿porque cuando se hacen los cursos de formación y consolidación de empresas   se olvidad de ello?

Espero que nadie se sienta ofendido ya que no es mi intención y agradezco esta bendita ayuda, pero si quisiera pedir a todos los que se dedican a realizar, y asesorar a las mujeres en su camino emprendedor; generen y crean NUEVOS CURSO , pero pensando desde la mujer.  Que significa esto, que sabemos que una mujer pone otras prioridades antes que su trabajo, que no sabe poner el valor económico a su trabajo, que es más cuidadora que vendedora….. Para mí, con solo recordarlo no es suficiente. Es como si quisiéramos diseñar y construir una casa en una ladera de la montaña, ya vemos que es una ladera y que habrá que diseñar la forma de nivelarla para que no se caiga, no vamos a estar diciéndole a la casa: “eh ¡casa que estas en una ladera y tienes que estar en equilibrio para que no te caigas”.

Habría que general cursos de formación desde ahí, sabiendo como realmente hay que ayudarnos. Conociendo y entendiendo cuales son nuestras amenazas y dificultades, yendo un paso por delante. Yo no sé muy bien cómo podían ser pero tengo muy claro que ese proceso tiene que está presente el trabajo corporal, ya que desde ahí se puede acceder a diferentes  partes del pensamiento y cambiar el punto de vista de la situación. Es hacer una especie de cortocircuito. UN ejemplo seria el siguiente ejercicio (mi granito de arena para ayudar):

Desde el cuerpo hay un ejercicio muy sencillo que nos puede ayudar (también vale para los hombres), que ayuda a hacer un buen discernimiento, si quieres pruébalo y cuéntame si te ayudo.

  1. EJERCICIO
  2. Compra un rulo de goma espuma, de los que se utilizan en las piscinas.
  3. Túmbate boca-arriba (pon una manta de viaje o una tolla grande debajo para que no estés en contacto con el suelo) y súbete  encima del rulo con las piernas flexionadas y los pies apoyados en el suelo, , (la mejor manera para subirse en el rulo sin causar lesiones es túmbate de lado y coloca el rulo cerca de la columna, que llegue desde la cabeza hasta el sacro, es el hueso del culete; estando ahí, ves poniéndote encima de él).
  4. Pon los brazos separados el cuerpo, lo más cómodos que puedas, pero tienen que estar separados del cuerpo.
  5. Estando en esta posición, déjate unos segundos para que el cuerpo baje las resistencias y tensiones (no más de 30 segundos o cinco respiraciones).
  6. Después hazte una pregunta sencilla (ir al cine o al teatro, p ejemplo, es una pregunta sin carga emocional) y sigue en la postura respirando. Cuando veas como tu pensamiento empieza a presentarte las diferentes razones de porque ir a un sitio o a otro, es el momento de hacerte esa pregunta que te cuesta tomar la mejor decisión para ti.
  7. Baja del rulo y observa cómo se siente tu cuerpo y cuál es la decisión que te surge.

 

Porque sirve este ejercicio, tu columna es tu eje, es tu centro, es el lugar en el cuerpo donde no hay derecha ni izquierda, es tu norte. El sistema nervioso, en sus dos hemisferios van a estar ofreciéndote las razones de porque hacer una cosa u otra, al ponerte sobre el basto, y sentirlo, es como si un padre hiciera callar a sus dos hijos que están discutiendo y él toma  la palabra, él desde fuera ve las  razones de cada uno y es capaz de elegir la prioritaria para ese momento.

Ahora te toca a ti elegir desde tu centro¡